Noticias

Ginés Marín en ABC de Sevilla

24/03/2021

Fuente: Jesús Bayort - ABC de Sevilla

Daniel Luque y Ginés Marín abrirán este Domingo de Ramos la temporada taurina sevillana con un mano a mano en Morón de la Frontera, ABC entrevista a ambos en la previa a la que será la primera batalla para la reconquista de la tauromaquia.

Desde los muros octocentenarios de aquella torre albarrana proyectada como protectora y vigía de Isbiliya planean el asalto a la temporada taurina. En Morón de la Frontera se librará la primera batalla para la reconquista de la tauromaquia. 

Aunque el aforo sea reducido, sorprende la rapidez con la que se han vendido todos los boletos.

-       Daniel Luque: Han influido muchos aspectos. Principalmente, el buen hacer del empresario. Y también que tantas restricciones incrementar el interés por ver toros. Cuando la presentamos en el hotel Colón el ambiente parecía de un día de corrida. La gente se quedó a comer en los alrededores y se hicieron tertulias como en otros tiempos. Todos tenemos ganas de toros y eso se palpa en el ambiente.

-       Ginés Marín: Lleva toda la razón. Que las entradas se vendieran prácticamente en un día refleja el interés que hay en estos momentos por ver toros. 

Con las grandes ferias aún en el aire, cualquier festejo de provincia que se televise adquiere una repercusión extraordinaria.

 -       D.L.: Ahora mismo cualquier plaza parece de primera categoría. Hay que tener en cuenta que los aficionados están en sus casas sin poder viajar y prácticamente todas las corridas son televisadas- La expectación por cualquier festejo es asombrosa.

-       G.M.: El ejemplo lo tenemos en el año pasado, cuando hubo toreros que lanzaron sus carreras tras triunfar el plazas de menor relevancia. El espectáculo merece categoría, aunque sea en una plaza de tercera. Y por eso es importante que volvamos a nuestros orígenes que precisamente está en los pueblos. Antes sólo pensábamos en Sevilla, Madrid o Pamplona y al resto no se le daba el valor que merecía. Viendo últimamente tantas corridas televisadas he descubierto plazas de provincias que sorprenden por su belleza y por la afición que tienen.

Que las figuras estén toreando relativamente poco os beneficia a los que estáis un escalón por debajo.

 -       G.M.: La corrida de Morón  es el ejemplo de que no hacen falta sólo figuras, o lo que entendemos por figuras del toreo, para que se cree ambiente. No hace falta tirar de lo mismo que llevamos viendo veinte años atrás: hay una idea original del empresario, la apuesta de dos toreros jóvenes con ambición y el desafío de ganaderías y encastes diferentes. El abanico se puede abrir.

-       D.L.: Todos tenemos la necesidad y la obligación de dar un paso hacia delante. Las figuras y los toreros nuevos. Y debemos olvidar de una vez el tema de los aforos. No quiero aprovecharme de estas ausencias para que sea yo el que toree. Quiero competir con todos y el público tiene que ver al que está arriba con el que está abajo. Durante cinco años estuve toreando con ellos porque no salían toreros nuevos. Y posiblemente por eso dejé de apretar el acelerador como  debía, porque nadie venía a quitarme el sitio. Y ahora no se le está dando la oportunidad a los aficionados de ver a quienes realmente quieren ver. 

 Si fuera otra la situación no se habrían anunciado con algunas de estas ganaderías para abrir temporada en Morón de la Frontera.

-       D.L.: Puede ser. Pero es la prueba de que esto es lo que le interesa a los aficionados.  A mí me gusta sentarme en el sofá y ver a través de la televisión a los toreros más importantes con un toro distinto al que siempre torean. Me gusta ver la capacidad de mis compañeros. Incluso estando vestido de luces en el callejón valoro y disfruto esos esfuerzos sobrehumanos. Estos años en Francia me han abierto la mente. Algo bueno harán nuestros vecinos para que, sin llegar a anunciar los carteles, vendan todos los abonos.

-       G.M.: Cuando uno tiene el privilegio de elegir, el cuerpo tiende a acomodarse. Es lógico. Los toreros antiguos tenían sus ganaderías predilectas pero hacían gestas con otras más duras e investigaban con las muevas en tentaderos. Las iban probando en plazas de menor responsabilidad para adaptarse a ellas. Acababan funcionando por la apuesta de los toreros. Hoy día, desgraciadamente, carecemos de ese amplio abanico. Hace unos años nos llamaban para ir a Morón a un desafío ganadero y ni lo hubiéramos pensado. Ahora todo requiere un esfuerzo mayor.

-       D.L.: Ojo, y a principio de temporada y con televisión. Vamos con un arma de doble filo. El año pasado, cuando me anuncié con la de Miura, llegó un momento en el que pensé que tenía más que perder a que ganar. Me hubiera perjudicado dar una imagen de impotencia o de no ser capaz con un toro. Son cosas que hay que valorar. 

No debe ser fácil mantener la ilusión cuando ya saben que ni el dinero ni la temporada va a ser la misma.

-       D.L.: El dinero nos hace falta a todos para vivir y es un aliciente y una recompensa por jugarte la vida. Pero si soy sincero, ahora tengo mayor interés por demostrar cosas y posicionarme en el lugar que busco. 

-       G.M.: Ya no entrenamos pensando en que posibles triunfos se transformen en más dinero. Me veo muy reflejado en las palabras de Daniel: nuestro mayor éxito es apoyar al toreo y mostrar nuestra mejor versión.

Daniel, ¿Cómo es a Ginés como torero?

-       Está en la transición de posicionarse en el escalón en elque todos queremos estar. Cuando uno asume estos retos quiere hacerlos con compañeros que sabes que te lo van a poner difícil. Es la única manera de que todo adquiera una mayor repercusión.

Ginés, ¿Cómo es Daniel como torero?

-       Le tengo una gran admiración. Por lo que ya hizo y por lo que está haciendo ahora: llegó un momento en el que dejaron de contar con él y ha tenido la suficiente capacidad, afición, constancia y sacrificio para recuperar ese lugar. Y si nos ponemos a hablar del aspecto técnico, tiene un manejo del capote envidiable y una capacidad extraordinaria. Me siento muy reflejado en él porque también he pasado momentos en los que he tendido a relajarme.

Más información